Actualmente, Sudamérica cuenta con un total de 588 campos de golf. Entre todos los países que componen el estudio, destaca considerablemente Argentina, que cuenta con la mitad de los campos de golf de toda Sudamérica, con un total de 294 campos. En segundo lugar encontramos Brasil, con un 19% del total (110 campos) y le siguen Chile y Colombia, con un 10% y un 9% respectivamente (60 campos Chile y 56 Colombia), y Venezuela con un 4% (21 campos). El resto de países, es decir, Perú, Uruguay, Bolivia, Paraguay y Ecuador tienen entre 6 y 13 campos de golf (entre 1% – 2% del total).

En lo que se refiere a la demanda, hay aproximadamente 210.0001 jugadores de golf en Sudamérica, con relación a una población total de cerca de 389 millones de habitantes. Por lo tanto, el Índice de Penetración del golf es del 0,05%. Dicho de otra manera, de cada 10.000 habitantes, 5 juegan al golf.

Si lo comparamos con otras regiones como Estados Unidos, Gran Bretaña o España, en las que juega al golf casi un 10%, casi un 2,5% y un 0,70% de la población respectivamente, se trata de un índice de penetración muy bajo todavía, si bien, cabe resaltar que el número de golfistas está creciendo rápidamente, dándose un crecimiento interanual de casi el 10% en los últimos 5 años.

Adentrándonos un poco más en los principales Mercados de golf de Sudamérica, podemos observar cómo Argentina, es sin ninguna duda el país con una mayor industria y con mayor tradición de golf, con 294 campos de golf, la mitad del total de Sudamérica. El juego del golf fue introducido en Argentina por inmigrantes europeos a finales del siglo XIX y desde entonces ha ido evolucionando de una forma paulatina, siendo en las últimas 3 décadas cuando ha sufrido un gran crecimiento debido entre otros, a los siguientes factores:

– Celebración de torneos profesionales tanto nacionales como internacionales.
– Aparición de jugadores profesionales de gran prestigio internacional.
– Promoción del turismo de golf.

En, aproximadamente, 10 años, el país ha duplicado su número de golfistas, habiendo llegado ya a la cifra de 58.000, aunque el número total de jugadores, se estima por encima de los 130.000, siendo su índice de penetración del 0,32%, situándose de esta manera más cerca de muchos países europeos donde el golf se ha desarrollado paralelamente en el tiempo.

El Mercado de golf en Brasil también está creciendo rápidamente si tenemos en cuenta que solamente en los últimos 10 años el número de jugadores de golf ha pasado de 7.000 a los actuales 25.000 y el número de campos de golf se ha duplicado, habiendo llegado a la cifra de 110. El primer campo de golf en tierras brasileñas fue creado en la primera década del siglo XX, y no ha sido hasta hace bien poco, como ya hemos comentado, cuando ha experimentado un gran crecimiento debido, entre otros, a los siguientes factores:

– La aparición de una clase media con poder adquisitivo destinado al Ocio.
– Desarrollo de instalaciones de carácter abierto (de acceso público).
– Desarrollo del Sector turístico y del turismo de Golf, principalmente con origen en los países escandinavos, tanto vacacional como residencial (segunda residencia).

Por su parte, Chile cuenta con 60 campos de golf, de los cuales muchos de ellos han sido también creados en la última década. La Asociación Chilena de Golf fue creada en 1.930, cuando solamente contaban con 4 campos, y hoy en día cuenta con más de 20.000 jugadores.

Colombia destaca por sus especiales condiciones climatológicas (eminentemente suaves) debido a su ubicación geográfica, que hacen que prácticamente se pueda practicar del deporte del golf durante todo el año. Cuenta con 56 campos de golf y un número creciente de jugadores noveles procedentes del “efecto” Camilo Villegas.

Venezuela cuenta con un total de 21 campos de golf y más de 9.500 jugadores. Pero en este caso, a pesar de la calidad de los campos de golf creados en los últimos años, esta región no ha experimentado el mismo crecimiento en cuanto al número de jugadores que las zonas anteriormente analizadas. Sigue viéndose como un deporte elitista, y el proceso de popularización del golf está siendo mucho más lento que en el resto de Sudamérica, debido, entre otros factores, a la guerra abierta que mantiene el gobierno y las instituciones públicas contra este deporte en concreto.

Fuente: Golf Businnes Partners – Febrero de 2016

 

grafica campos de golf en sudamerica